Hay dos aspectos a evaluar en un cambio de imagen, y son: como te sientes tu y como se sienten los demás.

Lo curioso del asunto es que como te sientes tú  asi se sienten los demás! eso lo vemos cuando estamos con un buen ánimo y  cara sonriente luego se acerca alguien con su cara normal o incluso triste, ¿que pasa? pruebalo…

La persona que viene con su rostro normal hacia ti y tu lo recibes con una cara feliz cambia AUTOMATICAMENTE su rostro y se acomoda al tuyo, igual que si fuera un espejo, abrán casos que no (como en casos en que fallecido un ser querido) pero de eso se trata, cambiar tu imagen empezando por tus pensamientos y tu rostro.

Pero necesitas sentirte bien para tener una cara sonrriente No? que tal si cambias aquella ropa que está malgastada e incluso rota y procuras matenerla limpia junto con tu cuerpo, de seguro que te sentiras mejor, de seguro que cambiará tu rostro, y no solo eso sino tu cama y tu habitación limpia, y asi como te sientes se sentiran los demas contigo.

Comprar lo necesario, sin invertir desmedidamente, y que tal un regalo para tu mamá o un amigo? ahhh eso tambien cambia la imagen de ti mismo porque ya no serás un tacaño,  porque compartirás y te verás a ti mismo de una forma positiva.

Puede que ellos te cambien el rostro a ti 🙂